Comparten guía para el manejo de semillas criollas
Portada de la guía. Comparten guía para el manejo de semillas criollas

Servindi, 18 de setiembre, 2016.- El Grupo Semillas de Colombia comparte una guía metodológica con herramientas básicas para recuperar, conservar y producir semillas criollas y así contribuir a la conservación de los saberes tradicionales y ancestrales de las comunidades locales.

La guía titulada: Diagnóstico, recuperación, conservación y difusión de semillas criollas contiene consejos para efectuar diagnósticos participativos que permitan identificar las especies y variedades de semillas, sus características morfológicas, los principales usos y el estado de presencia y pérdida de las mismas.

También aconseja cómo conocer las causas de la pérdida, identificar las épocas de disponibilidad de semillas, los sitios dónde encontrarlas y algunas prácticas de conservación y cuidado.

La guía instruye en prácticas para el manejo y conservación de semillas en pos cosecha, técnicas y procedimientos para multiplicarlas mediante bancos y casas de semillas y otras estrategias comunitarias para seleccionar y mejorar semillas de buena calidad.

Es importante destacaer que la libre circulación de las semillas entre comunidades y pueblos es sin duda la mejor manera de recuperar y usar las semillas y la base para garantizar la soberanía y autonomía alimentaria de los pueblos y comunidades.

Para eso son fundamentales las múltiples estrategias y acciones que implementan las comunidades indígenas y rurales desde épocas ancestrales.

Entre esas prácticas se encuentran los trueques, los intercambios, los mercados, los encuentros, en donde se comparten las semillas, los saberes y sabores de la comida tradicional.

Metodología

Para desarrollar estrategias integrales que permitan recuperar conservar y utilizar las semillas criollas en las comunidades locales de una región, se debe diseñar estrategias y acciones a largo plazo, que incluya aspectos como:

– Sensibilizar y concientizar a las comunidades sobre la situación de la conservación y pérdida de las semillas criollas, como también sobre la necesidad de implementar acciones urgentes para recuperarlas.

– Se debe involucrar la mayor cantidad de personas de las comunidades (mayores, mujeres, jóvenes y niños).

– Realizar los inventarios del estado de presencia y pérdida de las semillas criollas cultivadas y silvestres, presentes en los agroecosistemas y áreas de conservación en las comunidades.

– Diseñar e implementar estrategias y acciones para la recuperación, conservación, multiplicación y difusión de semillas criollas, mediante el establecimiento de bancos y casas de semillas, custodios y guardianes de semillas, trueques, intercambios, ferias y mercados locales, entre otras acciones.

– Implementar estrategias para incorporar las semillas criollas en los sistemas productivos, en los circuitos alimentarios locales y regionales para la recomposición de ecosistemas naturales asociados a los territorios de comunidades locales.

– Articular estrategias y acciones para proteger y defender las semillas criollas frente a las normas y leyes que prohíben o limitan su uso por las comunidades; y también acciones locales para enfrentar los efectos negativos generados por los cultivos transgénicos, especialmente por la contaminación genética de las variedades criollas en los territorios y comunidades locales.

Recomendaciones para el uso de la guía:

1. Las comunidades locales deben tener claros los objetivos del proceso de recuperación de semillas. Definir si se trata de atender una situación de inseguridad alimentaria, restablecer o restaurar agroecosistemas, fortalecer y diversificar los sistemas productivos, y también si se involucran objetivos políticos para la defensa y control local de las semillas, entre otros.

Si no se tiene claros los objetivos y las metas a alcanzar en el proceso de recuperación de las semillas criollas no se generaran cambios significativos a largo plazo, puesto que no se lograría un sentido de pertenencia y de control local del proceso.

A largo plazo se correl el riesgo de perder el interés por parte de las comunidades, porque las semillas recuperadas no son procesos estáticos, que se limiten a bancos y colecciones que muestren solo las curiosidades y rarezas presentes en los agroecosistemas.

2. En algunos regiones y localidades la pérdida y erosión genética de las semillas criollas presenta situaciones críticas y generalizadas, por lo que se hace necesario implementar acciones y estrategias en los diversos agroecosistemas de la región, mediante la recuperación de los diferentes tipos de semilla; para ello es importante iniciar el proceso con el diagnóstico del estado de todas las semillas presentes tanto en ecosistemas silvestres y en los agroecosistemas.

Pero en algunos casos solo es necesario identificar algunas semillas que presentan situaciones críticas, sobre las cuales es necesario implementar acciones de recuperación y manejo especial.

3. Es fundamental que las comunidades locales que implementen procesos de recuperación de semillas, participen la mayor cantidad de personas. Especialmente es importante involucrar a las mujeres y los jóvenes y también a las personas con mayor experiencia y conocimientos sobre las semillas criollas y con mayor capacidad de convocatoria y credibilidad en las comunidades.

4. Es importante realizar una buena documentación y sistematización de la información compilada en el proceso de recuperación, producción y difusión de semillas criollas; igualmente se debe realizar un buen registro fotográfico de las semillas presentes en la región; lo que permite poder plasmar el proceso en documentos impresos y audiovisuales, que permitan constituirse en poderosas herramientas para el trabajo y para los procesos de formación, especialmente con los jóvenes.

Acceda a la guía completa con un clic en el siguiente enlace:

– «Guía metodológica: Diagnóstico, recuperación, conservación y difusión de semillas criollas» (español, PDF, 46 páginas).

Fuente: Grupo Semillas

Tomado de: servindi.org

Compartir