Comunicado a la opinión publica frente a las dilataciones por parte del Gobierno Nacional hacia la minga del suroccidente colombiano

600

Desde el escenario de Convivencia, Dialogo y Concertación ubicado en el resguardo las Mercedes, sector el Pital territorio ancestral de Sa’th Tama Kiwe municipio de Caldono, Cauca, los pueblos indígenas, organizaciones sociales y procesos populares que participan de la Minga Nacional informamos y denunciamos ante opinión pública nacional e internacional lo siguiente:

Hoy 25 de marzo se cumplen 15 días de la Minga por la defensa de la vida, el territorio, la democracia, la justicia y la paz, contando con más de 20.000 mingueros y mingueras ubicados en los distintos puntos de concentración. Hasta el momento hemos sido claros en la petición hecha al presidente Iván Duque: “hacer presencia en el territorio ancestral Sa’th Tama Kiwe” esto bajo el derecho constitucional que como pueblo colombiano parte de un Estado Social de Derecho se nos debe garantizar un diálogo que garantice un compromiso claro y expreso por parte del gobierno frente a la vulneración sistemática de nuestros derechos como pueblos étnicos y como pueblo colombiano toda vez que el incumplimiento de más de 1.200 acuerdos es una acción que constituye una amenaza a nuestros territorios y poblaciones.

Hoy, el estado actual de las cosas, nos aclaran un panorama desalentador frente al compromiso del gobierno con la garantía de los derechos humanos y del marco  internacional de los derechos humanos dentro de su territorio. Hemos sido atendidos de forma dispersa, inconsistente, y poco clara. La petición de diálogo que se radicó por primera vez el día 9 de agosto del 2018 desde la posesión del presidente de la república, que aclara expresamente una necesidad de evaluación directa en nuestros territorios, se ha contestado con dilataciones poniendo por encima de nuestros derechos la agenda legislativa del gobierno, y las relaciones internacionales del mismo.

Sin embargo, hemos mantenido la voluntad de tejer un camino hacia la posibilidad de cumplimiento de nuestra petición y nos hemos sentado con una mesa de garantías a la que asisten entes del gobierno dirigidos por el Ministerio del Interior y la comisión política de la Minga Social. Para acuerdo entre el gobierno y las decisiones de los asambleistas de la Minga, los delegados del gobierno han insistido en la no confirmación de la venida del presidente a nuestro punto de concentración para la vida, el diálogo y la concertación.

La delegación del gobierno ha sido enviada para el esclarecimiento de las garantías que se deben mantener en la movilización, las obligaciones que desencadena el cumplimiento del marco Internacional de los derechos humanos. No obstante, llevamos cuatro días aclarando que nuestra agenda reivindicativa también tiene unos mínimos y hemos aclarado el presupuesto que necesita destinar el Plan Nacional de Desarrollo para cumplir, al menos progresivamente, los incumplimientos históricos entre el gobierno y los pueblos indígenas.

Reafirmamos nuestras intenciones de diálogo y también nuestras acciones en derecho a la MINGA reconocidos y garantizados en la Constitución Política de Colombia, no obstante, la mesa de negociación por parte de gobierno en cabeza de la Ministra Nancy Patricia Gutiérrez se toma un receso frente a la mesa de diálogo evocando la necesidad de realizar un consejo de seguridad con el Ministerio de Defensa en la ciudad de Popayán. Por lo anterior, y ante la falta de soluciones, la Minga acepta la condición aunque manifiesta la claridad sobre la amenaza que puede constituir dicha dilatación, pues está claro que las acciones de violación de los derechos humanos por parte del Estado tienen un historial negativo frente el tratamiento militar y violento de las operaciones ejecutadas por la fuerza pública en cabeza del Ministerio de Defensa hacia los mingueros y mingueras.

Hacemos un llamado a los organismos defensores de DD.HH. nacionales e internacionales, a la Oficina del  Alto Comisionado para los DD.HH. de la ONU, a la Comisión Interamericana de DD.HH., a la Misión de Verificación de la ONU, a la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA, a la Comisión Legal de DD.HH. del Senado de la República, a la Defensoría del Pueblo y a la Procuraduría General de la Nación, para que, en el marco de sus funciones y competencias nos acompañen en nuestras exigencias.

Exigimos al Gobierno Nacional para se abstenga de la represión de la minga e invitamos a continuar con el diálogo efectivo para dar solución a la agenda planteada en la Minga por la defensa de la vida, el territorio, la democracia, la justicia y la paz.

Pueblos indígenas, organizaciones sociales y procesos populares

Compartir