ESMAD y Fuerza pública hirió a 6 comuneros en la vía panamericana con ráfagas de fusil

    2564

    El día 19 de marzo de 2019 sobre la vía panamericana, a la altura del sector de La Agustina, fue herido en hechos confusos el patrullero de la Policía Boris Alexander Benítez, quién presentó heridas por arma de fuego en cuello y tórax, quien posteriormente falleció en la ciudad de Cali. Así mismo registramos 6 comuneros indígenas heridos con arma de fuego, causados por ráfagas de fusil disparadas directamente a los participantes en la minga por la defensa de la vida, los territorios, la democracia, la justicia y la paz, por parte de la fuerza pública, en un acto de uso criminal de las armas de dotación por parte de efectivos del ejército, y en abierta contravía a los derechos humanos y el derecho fundamental a la vida de los mingueros y migueras.

    Lamentamos la muerte del patrullero Boris Alexander Benítez en hechos que son materia de investigación. Compartimos el dolor de la familia del patrullero fallecido, así como sentimos el llanto de desesperación que conmueve al país por las tantas víctimas y líderes sociales asesinados en consecuencia del recrudecimiento de la violencia que los colombianos hemos vivenciado en los pasados meses, producto de una política de gobierno que no prioriza la paz, y se encarga de estigmatizar a las expresiones de protesta legítima, sembrando odios y desdibujando los acuerdos de paz ya pactados, dándole vía al convulsionado estado que hoy presenta el país, en medio de la reactivación del paramilitarismo y de las disidencias de las farc.

    Denunciamos que los medios de comunicación relacionan los hechos que le propiciaron la muerte al patrullero Boris Alexander Benitez directamente y de manera irresponsable con las protestas legítimas, pácificas y de carácter civil, que hoy están adelantando las organizaciones indígenas, campesinas, sindicales y sociales del suroccidente colombiano en el marco de la minga por la defensa de la vida, los territorios, la democracia, la justicia y la paz.

    Denunciamos la presencia de civiles armados no identificados con fusiles de asalto en inmediaciones de las fuerzas del ESMAD, la Policía y el ejército colombiano, posicionados sobre la vía panamericana.

    Exhortamos a los entes encargados de adelantar las respectivas investigaciones, en aras de aclarar los responsables de la muerte del patrullero Boris Alexander Benítez, así como las ráfagas de fusil disparadas contra los manifestantes en el ejercicio de su derecho a la protesta política pacífica, legítima y de carácter civil. Rechazamos las falsas acusaciones y distorsión de los hechos promovidos por los medios de comunicación, dirigidas a justificar ante la opinión pública el tratamiento de guerra contra la protesta social en Colombia.

    Expresamos nuestra profunda preocupación ante estos hechos, y solicitamos a las organizaciones garantes de los derechos humanos nacionales e internacionales velar por los derechos humanos de los mingueros y mingueras, pacíficos y civiles, presentes en ésta gran movilización social del suroccidente colombiano, e intervenir ante los actos criminales por parte de la fuerza pública, como son las ráfagas de fusil indiscriminadas hacia la población civil ocurridas el día de hoy, evidenciadas en varios registros de vídeo.

    Pueblos indígenas, organizaciones sociales y procesos populares del suroccidente colombiano

    Compartir