Minga: Para no seguir siendo lo que dicta y reconoce la norma. Pueblos en camino

    502

    El Observatorio de Medios del CRIC (Consejo Regional Indígena del Cauca) y Comunicaciones CRIC, están haciendo una excelente tarea desde la Minga por la defensa de la vida, el territorio, la justicia y la paz. Acá abajo compartimos tres de los textos recientes hasta el día de hoy 17 de marzo de 2019. Agradecemos la comunicación, agradecemos el camino de la Minga, su convocatoria y sobre todo, agradecemos a quienes poniendo el corazón, la memoria, el cuerpo, la vida, la alegría, el cansancio, el miedo (a veces), las ganas, han salido y se van sumando. La Minga, como bien se sabe, no tiene dueños. Nadie puede arrogarse sus resultados y logros. Cuando se convoca una Minga, tiene prioridad sobre todo, es una fiesta, hay que sumarse, es el tejido, la cita para tejer a muchas manos y vidas. Ahora y antes quedan convocadxs para que desde ahora no siga siendo lo mismo, que la vida, el territorio, la justicia y la paz se respeten y surjan de todas las manos y todos las ganas…todas. Eso mismo nos convoca, nos reclama, nos exige, nos nombra…

    Resulta que anoche un funcionario del Estado cuyo cargo es Presidente de la República, (no) respondió como (nunca) suele hacerlo según corresponde a lo prescrito para su función –Hoy seguramente dará la orden de ataque al ejército, la policía y demás funcionarios de la represión y la muerte-. Dijo que no se reúne con la Minga que lo invitó mientras sigan las “acciones de hecho“. Dijo que establecerá una “mesa técnica” para dialogar (como si fuera para dialogar en mesas lo que reclama la Minga!) solamente cuando se levante el bloqueo. Dijo también que la Minga exige el cumplimiento de promesas “imposibles” de cumplir que no hizo él sino el funcionario que lo presidió en la misma función-cargo o como se llame (Presidente Santos). Otra vez el disco rayado. Señores funcionarios del “más alto cargo” del Estado; Presidentes. Señor Presidente Duque. Resulta que todo el mundo sabe en esta Minga y en todas las “acciones de hecho” de siempre, desde siempre y para siempre (mientras haya estado y funcionarios), que si a uno le toca organizar y meterse en “acciones de hecho” -o sea la Minga, que de hecho es una acción, tan linda, tan grande, tan completa que usted no alcanza a entender eso que en el diccionario de funcionarios y normas nombran, pues, “acción de hecho“… – pero a lo que íbamos; que hay “acciones de hecho” justamente (¡qué pereza tener que repetir siempre lo mismo cuando ya se sabe y se hacen los pendejos para ponernos a repetir lo mismo y que no pase nada!) porque no hay de otra! No sólo no responden cuando uno les habla, sino que hacen todo (todo es lo que hace el estado; eso es todo) para robar, matar, destruir, maltratar, mentir, incumplir acuerdos, violar derechos, negar libertades y engañar…y generar ganancias para unos pocos. Cuando uno se cansa, pues…”acciones de hecho“, después de decirnos que así no hablan, pues nos atacan, matan, hieren, mienten, hacen propaganda y, en últimas, en el mejor de los casos, se reúnen y prometen. Crean mesas de diálogo, firman acuerdos, establecen mesas de “alto nivel” (tan alto que ni sabemos lo que pasa allá arriba) para hacerle seguimiento a los acuerdos, incumplen los acuerdos (que es parte de ese todo que ya nombramos), prometen que ya mañana los van a cumplir, que esperen, que no hagan “acciones de hecho” que si las hacen, pues que no cumplen y como cumplir es darnos un poco de plata y de cosas con condiciones, pues nos toca aguantarnos las condiciones y esperar la plata y no hacer “acciones de hecho” porque hasta los que nos representan en la “mesas de alto nivel” cada rato vuelven de las reuniones y nos dicen que esperemos que ya casi van a cumplir y que si hacemos “acciones de hecho” -nosotrxs no hacemos acciones de hecho sino Minga y marchas y nos organizamos y luchamos- pues se pierde todo lo que han negociado con el gobierno por nuestro bien.

    Así pues que tarde o temprano, como nunca cumplen o nos dan un poquito de contentillo y hay quienes se meten allá en el Estado y ya piensan y funcionan como ellos,  pues la gente no aguanta más y sea desde dirigencias o desde abajo, sea calculando o como sea, pues nos convocamos a la Minga y salimos y todo eso lo pisotea, de todo eso se burla, todo eso lo miente prometiendo Mesas de Alto Nivel y negándose a dialogar si no se levantan las “acciones de hecho“, el funcionario ese del más alto nivel que ahora, esta vez nomás se llama Duque y es como las otras veces el Presidente de la República. Pues a ese señor, con todo respeto y desde la Minga, reconociéndolo en su cargo (a pesar de todo lo que ya sabemos) lo invitaron a dialogar y él así responde, como siempre, negándose y negando la verdad. Mejor dicho, negando como siempre desde su función de estado que existimos. Porque somos lo que la norma dicte y reconozca: somos, según sabemos, el olvido que produce y somete el régimen. ¿Será que si esta vez viene a prometer en persona el funcionario, salimos del olvido?

    Aquí hay que meter una foto. Mejor una postal vieja y de otra parte. Era México, Oaxaca (es un ejemplo nomás, puede ser en otra parte) y allí había una costumbre que era ya tradición. En el zócalo estaba casi todo el tiempo alguien protestando. Lo que contaban y denunciaban era terrible. Las palabras con las que exigían eran duras y justas, pero, sobre todo, eran firmes. No había marcha atrás. No podía negociarse ni hacerse componendas. Las cosas no podían seguir así. El capitalismo, el estado, la conquista, el racismo, el patriarcado, el abuso, la corrupción, el terror, la persecución, eran y son todas inseparables e intolerables. El pueblo se levanta y acaba con eso, o nada cambia y se repite lo mismo. Uno escuchaba eso en el zócalo y sentía la fuerza de una rebelión en las palabras. Faltaba nomás la fuerza de la gente que caminara esas palabras. Ahí nomás nos contaron, en la postal del ejemplo nomás, que detrás de quienes salían al zócalo, de esos que habían salido esa vez, estaban unos bien conocidos que aprovechaban ese discurso fuerte, intransigente, revolucionario, para obligar al estado a negociar unos beneficios. Platas, cargos, proyectos, que terminaban beneficiándolos a ellos y consolidando al mismo estado y régimen que tan claramente denunciaban. O sea que ese discurso y esa lucha también, en ese caso, eran parte de todo. Otra función y funcionarios.

    Hidroituango, miles de desaparecidos, corrupción, despojo, desplazamiento, destrucción ambiental, represamiento del río Cauca, mentiras y mentiras, energía que no se necesita, muro que se va a caer y está mal construido, muerte de un ecosistema, masacre de peces y destrucción de formas de vida ancestrales. Un Fiscal General de la Nación corrupto, mentiroso y asesino que permanece en su cargo y función justamente por haber sido y seguir siendo mentiroso, ladrón, corrupto y asesino. Un acuerdo de paz entre las FARC y el Estado que el mundo aplaudió y que no podía siquiera criticarse a riesgo de ser amenazadx, perseguidx y aún asesinadx como enemigo de la paz, acuerdo malo que no sólo no han cumplido, sino que han utilizado para extender y profundizar la guerra por todo el territorio. Más de 600 defensorxs de la vida y del territorio asesinadxs  en todo el país por aparatos de muerte que únicamente pueden funcionar y actuar bajo el control y el poder de la “inteligencia” de las fuerzas del estado. Impuestos de Valor Agregado a todo, empezando por la “canasta familiar“, de modo que la gente se muere de hambre. Lo peor que puede pasarle a uno es enfermarse, no por la enfermedad misma, que ya es malo, sino porque le toca buscar atención y eso equivale a maltrato, robo, abuso, negación de derechos, ruina y muerte en los casos que verdaderamente necesitan y merecen esta atención. Pero eso sí, la norma permite que ese sistema que enferma, arruina y mata a quien enferma, robe por ley millones para empresas que enriquecen sin límites a unos pocos con el sufrimiento de la gente. Fraccionamiento hidráulico o fracking, aprobado a pesar de que está comprobada la destrucción irreparable e inevitable de ecosistemas y fuentes de agua y vida. Profundización de la conquista de la Amazonía y de la tala de más de 800 mil hectáreas de selva amazónica al año. Total impunidad por el asesinato de líderes sociales. Consolidación de territorios mafiosos para la acumulación a través del terror y la trampa en los que concesiones a transnacionales, guerra contra habitantes que son despojados, esclavizados y desplazados, narcotraficantes, fuerza pública, paramilitares, insurgencias, bandas, matan por el control del tráfico legal e ilegal y se extraen recursos y riquezas que transfieren a unos pocos al norte, todo tapado con propaganda, normas y mentiras. Todo esto, más y peor, fomentado, promovido, ejecutado, profundizado, por el funcionario de alto nivel, Presidente de la República, esta vez Duque, quien además promueve y ejecuta el padre de todas las funciones: la guerra desde Venezuela contra todos los pueblos de Venezuela y del continente. Una guerra entre potencias que se disfraza de guerra civil por la revolución o la democracia que en realidad le permite a funcionarios de más alto nivel de estados imperiales y transnacionales mandarnos a pelear entre nosotrxs para que ellos puedan hacer plata con la guerra, sacarnos de los territorios, quedarse con las riquezas, abonar la tierra de lágrimas, dolor y sangre y hacer que se nos olvide la Minga porque estamos en guerra.

    Bueno, ¿para qué es esta Minga? Pues defender la vida, el territorio, la justicia y la paz de los pueblos y sin dueños. No es una “acción de hecho” para negociar con el funcionario de turno, así se le invite para exigirle (y está bueno invitarlo-. Es para convocarnos a entender, a levantarnos, a rescatar la memoria, a reconocer un camino sin estado. Eso, sin estado, porque el estado no puede resolver lo que causa. Porque el estado existe para explotar y despreciar la vida, para destruir y explotar territorios, para cometer injusticias y encubrirlas y para hacer la guerra que es su instrumento supremo. El estado es, pues, el patriarcado. ¡Viva la Minga! Que Duque vaya a reunirse con las y los mingueros. Que se les reclame lo que no pueden cumplir para ir tejiendo paso a paso el camino para que se quede atrás todo eso que cada vez que arregla algo, lo empeora. Pero todo esto queda resumido en lo que dijeron ayer mismo las y los Mingueros y que compartimos acá. ¿Qué quieren?

    Queremos vivir en paz, queremos vivir bien en nuestros territorios, queremos cantar y danzar al son de los sonidos de la madre tierra. Solo buscamos el buen vivir de nuestros pueblos milenarios.”

    ¿Dónde Estamos? Lectura de Contexto. Pueblos en Camino

    1. Comunicado Político:  Estamos transitando el camino de la resistencia a la propuesta de un país para todos.
    2. Pronunciamiento frente al cubrimiento periodístico de los medios regionales y nacionales sobre la minga del suroccidente.
    3. Seguimos en minga cantando y danzando con la fuerza de la resistencia milenaria.
    Compartir