Arte y cultura en armonía

Hoy 19 de Noviembre, se da inicio a la segunda versión de la Minga del Arte Indigena, Culturas en Comunicación, cuya apertura se llevó a cabo en el morro de Tulcán, espacio que habría sido recuperado y resignificado después de largos años, por el pueblo Misak el 16 de septiembre del año anterior.

El papel de La Guardia Indígena en espacios como este, es de vital importancia para garantizar que los eventos se lleven a cabo de la mejor manera y sin pormenores. La presencia de la Guardia, las y los sabedores espirituales es menester en tanto se encargan de la apertura de camino, ritualidad con la que inician espacios y procesos organizativos, culturales y políticos de la organización.

Rober Molina, Coordinador regional de La Guardia Indígena, está presente hoy desde el momento en que se prepara la apertura de este gran evento, un encuentro de saberes artísticos y culturales de los once pueblos que hacen parte del CRIC. Como también lo están las delegaciones de otros territorios que llegan hasta Popayán a converger en este espacio para seguir reivindicando el saber cultural, y, posicionando la cultura como estrategia y herramienta de resistencia de los pueblos ancestrales.

Molina, señala la importancia de demostrar con estos espacios el potencial de la economía, gastronomía, y demás productos propios de los pueblos indígenas, que en repetidas ocasiones han sido víctimas de estigmatizaciones que buscan empañar su nombre y las labores que estos pueblos han venido realizando desde épocas ancestrales.

La labor de la Guardia Indígena en La Minga del Arte, es acompañar los procesos colectivos de los territorios y pueblos indígenas desde lo espiritual, lo político-organizativo, y lo comunitario, siendo apoyo y brindando seguridad a las artesanas y artesanos que participan de la Minga, en pro de brindar armonía a cada uno de los comuneros y comuneras y demás personas no pertenecientes a los pueblos indígenas, para que sientan que pueden disfrutar, aprender y retroalimentarse de las enseñanzas ancestrales, en un espacio seguro.

El principal propósito en estos espacios, es aprender y demostrar nuestro pensar y sentir de los pueblos originarios, en este caso a través de expresiones artísticas y culturales, por lo cual, la recomendación que se hace desde la coordinación regional de la Guardia Indígena, es la de cuidar unos de otros, convirtiéndolo en un espacio armonioso de paz y aprendizaje mutuos, cultivando estas enseñanzas desde lo colectivo.

51 Años del CRIC Camino a los 100 Años de Lucha Organizada

La lluvia y el viento procedentes de la cordillera golpearon con fuerza las viviendas y la carpa central del sitio donde se concentraban autoridades y comunidades indígenas que participaban, en la Junta directiva ampliada y la conmemoración de los 51 años de vida organizativa, del Consejo Regional Indígena del Cauca. «Para algunos participantes del evento, las lluvias es un anuncio de los espíritus mayores para que nos congreguemos y en unidad analicemos lo ocurrido en este momento y proyectemos a otros 50 años» aseguró, uno de los consejeros, mientras que comuneros y comuneras hacían esfuerzo por escuchar lo que se decía desde la tarima donde se encontraba la comisión coordinadora que en esta ocasión recayó en la Consejería Mayor.

Así le hicieron frente al comienzo del acto de conmemoración recordando que fueron más los duros momentos que vivieron los mayores, en el proceso de creación y fortalecimiento de la organización en sus primeros años. También fue el momento oportuno para indicar que ahora se les hacía resistencia a los mensajes de la naturaleza, tal como lo hicieron desde diferentes regiones del departamento para llegar a este lugar de la cordillera central en medio de las amenazas de un paro armado que de verdad logró amedrentar a muchas comunidades que se abstuvieron de desplazarse por el temor que sus vehículos fueran objetivo militar de los actores armados.

Tal como se había planteado en ese primer día con la presentación de informes de los diferentes sistemas de la organización, los asistentes divididos en diferentes asociaciones, Pueblo Totoroez y el cabildo mayor Yanakona. Se ubicaron en varios lugares de Miraflores, resguardo de Ambaló, en el oriente del Cauca, para analizar las preguntas orientadoras. Esos interrogantes tenían que ver con lo que se entiende por política indígena, como seguimos caminando para la pervivencia de los pueblos, qué hacer frente al incremento de las acciones de los grupos armados y el narcotráfico, cómo vamos a enfrentar el control territorial en medio de estas desarmonías, así como el quehacer para forjar el buen vivir mediante los diálogos para la defensa de la vida de acuerdo a los principios del gobierno propio.

Los coordinadores de comisiones presentaron la situación que se presenta en el momento con el fin de abrir las intervenciones de los participantes, allí se conocieron expresiones de cómo se piensa en el futuro de la organización. «¿Estamos construyendo planes de vida para presentarlos al gobierno o estamos definiendo esos planes desde, para y con la comunidad?», es el planteamiento que hizo una joven mujer del pueblo Kokonuko. «¿Cuál es el apoyo que se le va a dar a la guardia para ejercer el control territorial si debemos hacer frente a problemas tan delicados como el que se está viviendo en el paro armado??«, aseguró por su parte un joven comunero vinculado con la guardia indígena. Entre tanto en otra comisión un sabedor espiritual se preguntaba «¿cómo es que en algunos territorios se está utilizando a los médicos tradicionales para obtener recursos mientras que la verdad es que no se está fortaleciendo estas formas culturales de prevención y curación?» ¿También quedó para la reflexión el “qué hacer para que haya una verdadera transición del sistema de ley 100 al Sistema de salud indígena intercultural si ya en algunas parcelas no se cuenta con las plantas medicinales?«. Por su parte delegados de una comisión plantearon la necesidad del fortalecimiento de la familia, como eje central de la organización indígena, con lo cual no solo se proyectan los 50 años, sino que se logra hacer efectivo el gobierno propio, sentir la organización desde el corazón y seguir muchos más años de pervivencia de los pueblos.

Así desfilaron las propuestas y conclusiones emanadas en las distintas comisiones para luego en un acto multitudinario hacer un reconocimiento a la guardia indígena que en sus años de existencia ha permitido la defensa del territorio. Fue largo el listado de personas que han entregado su vida en este caminar mientras que al fondo se entonaba el himno acompañado de los símbolos propios del CRIC, para terminar con una placa recordatoria entregada al coordinador de guardia Albeiro Dagua, por parte del consejero Mauricio Capaz. delegado de la consejería por su trabajo en defensa de los derechos humanos.

Para culminar no podía faltar miles de aplausos al Consejo Regional Indígena del Cauca, con el feliz aniversario, el brindis con jugo de moras y naranjas del oriente del departamento y un gran pastel con harinas de las montañas de la cordillera central y elaborado por laboriosas manos de hombres y mujeres que consideran que estos 51 años, no han pasado en vano y se convierten en la apertura del camino para llegar a los cien años de organización de la cultura milenaria.

Por, Programa de Comunicaciones-CRIC