Documental 50 Años CRIC – Capítulo 2 «Tierra»

437

En los años 60 del siglo anterior, se empezaban a gestar movimientos sociales en nuestro país y el mundo entero. Comunidades campesinas e indígenas bajo el lema “tierra pal que la trabaja” iniciaron ocupaciones de tierra en diferentes regiones del departamento del Cauca y así se hacía práctica la reforma agraria.

Cuando se constituye el Consejo Regional Indígena del Cauca, las comunidades empiezan el cumplimiento del primer punto del lucha que mandataba recuperación de las tierras y es así como en el resguardo de Kokonuko se enfrentan al poder de la Iglesia Católica con la recuperación de la Finca Cobaló y en adelante muchos predios que habían pasado a manos extrañas de los resguardos.

Esta lucha que empezaba a tomar fuerza la iniciaron indígenas terrajeros cansados de trabajar en forma inhumana al servicio de terratenientes que acogieron de inmediato otro de los mandatos de la organización que consistía en el no pago de terrajes. Con esta fuerza inicial poco a poco se fue extendiendo a todo el departamento del Cauca y muchas comunidades se fueron sumando en torno al CRIC. Entre tanto los campesinos que ya habían comenzado con recuperaciones de tierra vieron en la organización indígena un punto de apoyo fundamental para  el fortalecimiento de sus luchas.

Es así como la tierra empezó a retornar a manos de las comunidades que se encontraron con dificultades para su producción, razón por la cual nace la idea de crear mecanismos económicos en diferentes resguardos como las empresas comunitarias como indica el octavo punto del programa de lucha: fortalecer las empresas económicas comunitarias.

La lucha por la tierra ha sido difícil, ha dejado un elevado número de comuneros muertos a manos de terratenientes, pájaros, paramilitares, guerrilleros y la fuerza pública. Esta lucha no se detiene y las amenazas no han cesado en 50 años de vida organizativa pero ha valido la pena y es el principal camino que se deja abierto para las nuevas generaciones.

Compartir