Los jóvenes Benjamín Asensio Bautista de 19 años y Adan Abrajan de la Cruz con 20 años, habían comenzado sus estudios en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, donde recibían educación, alimentos y alojamiento. Allí solo ingresan los jóvenes que no cuenta con dinero para estudiar en otras instituciones, por eso muchos de los aspirantes deben hacer varios intentos para ser aceptados, debido al gran número de solicitudes. Sin duda una muestra de la desigualdad que también se vive en México.

Los estudiantes y profesores  realizan protestas a los gobernantes de turno para conseguir el presupuesto para su financiación. “Desde la presidencia de Manuel Ávila Camacho (1940-1946) las normales fueron abandonadas y sobrevivieron gracias a las movilizaciones de sus alumnos”, señaló la investigadora Tanalís Padilla.

Por esta razón estos dos jóvenes acompañaron las nuevas protestas que se realizaron en Iguala,  Estado de Guerrero  el  26 y 27  septiembre del 2014. Protestas que dejaron como  como saldo trágico  la muerte de 6 estudiantes y varios heridos, además de 43 desaparecidos entre ellos Benjamin y Juan.

Desde esa fecha los padres y madres de los 43 jóvenes de Ayotzinapa, se vieron obligados a convertir su dolor y rabia en fuerza, fuerza para levantar la voz  y exigirle al gobierno Mexicano la verdad sobre el paradero de sus hijos. Una campaña incansable donde se han realizado un sinnúmero de acciones al interior del país, que también se ha extendido a nivel internacional, donde asisten a las invitaciones de organizaciones y otros sectores, para visibilizar la realidad de su país y lograr solidaridad y presión  hacia el presidente Enrique Peña Nieto.

Por eso Bernabe Abrajan Gaspar y Cristina Bautista Salvador en representación de los padres y madres de los jóvenes desaparecidos de Iguala, asistieron al  Seminario Tramas y mingas para el Buen Vivir convocado por la universidad del Cauca – Popayán.

Cristina nos cuenta que su hijo  Benjamín soñaba con ser Maestro, “me decía que cuando terminara de estudiar, no me iba a dejar trabajara más y  que cuando yo estuviera viejita me iba a cuidar”.  Una mujer que con una gran fortaleza denuncia al gobierno mexicano como autor de la desaparición de los 43 jóvenes “Aunque no quiera aceptarlo fue el estado, los sobrevivientes de esa noche vieron como subían a nuestros hijos a las patrullas. Allí participo la policía municipal, federal y  el ejército, ellos escondieron los videos de lo ocurrido”.

“Estamos en Colombia a para dar a conocer todo lo que estamos pasando en México, pero no son solo los 43 los desaparecidos, porque hay miles y miles de desaparecidos. Hemos invitado a amas de casa, a los campesinos, a maestros, para que se manifiesten, para salga a defender sus derechos. Pues nuestros hijos y estudiantes estaban defendiendo sus derechos, no son delincuentes, ni narcotraficantes” señalo Cristina.

El gobierno de  Enrique Peña Nieto ha sostenido que los estudiantes de Ayotzinapa fueron asesinados por narcotraficantes, y sus cuerpos incinerados en un basurero  vecino.  Pero  un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos asegura que no hay evidencias de que un fuego de esa magnitud haya ocurrido, ni de que los estudiantes hayan sido incinerados en un basurero.

Bernabé Abrajan padre de Adán Abrajan, cuenta que ellos han cultivado siempre su tierra, que son campesinos y que eso fue lo que le enseño a su hijo  “hay que manifestarnos, porque no podemos dejarle a nuestros hijos un México podrido. El gobierno sigue desapareciendo y luego vendiendo nuestros territorios, lo bosques. Hay mucha contaminación por las mineras, lo mismo que pasa acá en Colombia. Ojala luchemos y nos manifestemos por el bienestar de todos”.

En Colombia solo en últimos  15 años se registraron  57.265 desapariciones, en su mayoría forzosas cometidas en su mayoría por grupos armados. Una cifra que continúa en aumento y que pasa desapercibida.  Por eso ese dolor de los padres de Ayopzinapa es también el nuestro, un dolor que cuando exige verdad y justica, se persigue y se trata de ocultar en complicidad con los medios de comunicación. “Lo mismo que pasa en México, pasa acá, que los despojan de sus territorios naturales y bosques, los que salen a manifestarse pues lo encarcelan, pero no hay que tener miedo salgan y defiendan sus derechos  para que no se vuelva a repetir, ni a nuestros hijos ni a nuestros nietos”, concluyo Cristina.

AUDIO CRISTINA BAUTISTA

AUDIO BERNABE ABRAJAN

POR: PROGRAMA DE COMUNICACIONES CRIC

Compartir