Foto: Juan Pablo Gutiérrez, ©

Muchas aguas han pasado por los ríos de Colombia, mientras que pueblos indígenas se mantenían en la historia con su cosmovisión y sus culturas; en este caminar muchas voces han sido silenciadas en el camino reivindicativo, muchas leyes se escribieron donde se decía que en el país había un grupo de “civilizados” y otros de salvajes. En este ir y devenir de la historia indígena se dieron afectaciones contra los derechos de estos pueblos: el despojo territorial, la invasión y el exterminio de los pueblos con la llegada de los españoles hace cinco siglos; luego contra los pueblos se llevo a cabo una cruenta persecución para explotarles y despojarles del menguado territorio que les quedaba, a la par eran despojados de su cultura y su dignidad humana a través de procesos de colonización como las caucherías, las parcelaciones y otras como la violencia y el narcotráfico. En todo esto hubo complicidad de la sociedad, las instituciones del Estado y la iglesia que contribuyeron de manera portentosa a la destrucción cultural en Colombia.Reflexiones como estas son las que siguen en curso en el Foro Nacional de Comunicación Indígena, que concluye el próximo viernes en Popayán. En el tercer día de desarrollo del Foro se abordaron distintos paneles con temas de contexto como la agresión contra los pueblos indígenas y sus territorios; la realidad de los pueblos Pueblo como el   Awá y U’wa, testimonios; la representación de los indígenas en medios masivos, la otra discriminación y el fortalecimiento de las redes y Tejidos para el fortalecimiento de la resistencia.

Se destaca la ardua labor que hacen los distintos medios y comunicadores indígenas, sociales y alternativos que en una maratónica organización y cubrimiento se han dedicado de lleno a registrar el evento, a recopilar historias y emitirlos a través de programas radiales, notas de prensa y