La guardia indígena es base imprescindible del ejercicio autónomo de control territorial de nuestras comunidades indígenas

411

Las 127 autoridades indígenas del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC, en consecuencia con nuestros principios de unidad, tierra, cultura y autonomía, y respondiendo a siglos de lucha y resistencia, no aceptamos la presencia de actores armados en nuestros territorios ni la imposición desde las armas y la muerte. Quienes hablen en nombre del bien común para imponer la desolación, la violencia y el exterminio, están completamente equivocados o lo hacen para ocultar sus verdaderos intereses, actividades e identidad.

Con fundamento en lo anterior, el Consejo Regional Indígena del Cauca-CRIC-rechaza las amenazas y señalamientos contra nuestra autoridad indígena Esneider Cunda, nuestros coordinadores de guardias y defensores de derechos humanos: Arcadio Trochez, Fabian Camayo, Oveimar Tenorio y Alveiro Camayo, aparecidas en un panfleto a nombre de la comisión segunda del sexto frente de las FARC – EP.

Han sido más de 50 años de este conflicto y hoy seguimos en el mismo problema interno, que solo ha dejado sufrimiento y muerte a los más desfavorecidos de nuestro País. Nuestra organización indígena ha demostrado que desde la resistencia política y civil hemos avanzado en el buen vivir de las comunidades sin necesidad de causar dolor entre el mismo pueblo.

El control territorial realizado por nuestra guardia indígena es una decisión que ha sido tomada por las comunidades en asambleas comunitarias y congresos zonales y regionales. Este control territorial se ejerce en cada territorio en cabeza de la autoridad propia y con el apoyo de la guardia indígena y de la comunidad en su conjunto; su fuerza es la legitimidad histórica, la identidad cultural desde la madre tierra, la solidaridad y el pensamiento colectivo.

El panfleto en referencia ataca nuestro ejercicio de control territorial señalando que “se sigue actuando encontrar (SIC) de nuestras unidades el decomiso de armas, retenes de la guardia indígena impidiendo nuestra movilidad, persecuciones a nuestras unidades…”; indican en este panfleto apreciaciones que son ciertas y que no corresponden, y que no son más que justificaciones para intervenir a la fuerza, estigmatizando y amenazando por quienes suscriben este chantaje, Párrafos siguientes pasan a amenazar: “Por ello no nos queda más que accionar nuestras armas encontra (SIC) de aquellos que atenten contra nuestra estructura guerrillera”.

A pesar del señalamiento a nuestro proceso y a nuestra guardia indígena, cuando los autores del panfleto amenazan a nuestros compañeros, hacen la salvedad “aclaramos no son integrantes de la guardia indígena es un grupo diferente no tienen nexos con los cabildos”. Salvedad que contiene varias mentiras, ya que estas personas amenazadas con ser “dadas de baja” (¿?!!!) y a las cuales se pone “precio a sus cabezas”: 1. son integrantes de la guardia indígena o autoridades, 2. No son de ningún “grupo” sino comuneros encargados de la coordinación de un mecanismo comunitario de control territorial, 3. Son comuneros indígenas y están bajo la autoridad de los cabildos o autoridades indígenas propias. En todo caso, no admitimos que ningún grupo que sea, amenace de muerte o ponga precio a la los seres humanos; para nosotros la vida es sagrada, la madre tierra es sagrada, y trabajamos por la vida digna.

Hacemos un llamado a todas nuestras comuneros y comuneras, a las guardias indígenas de los 10 pueblos indígenas del CRIC, para que continuemos en nuestro ejercicio de control y defensa de la vida y el territorio, preparándonos para la conmemoración de los 50 años del CRIC y la proyección a otros tantos que nos permitan seguir siendo comunidades con autoridad, autonomía; desenvolviendo y viviendo la cultura propia en nuestros territorios, Hacemos el llamado a las organizaciones sociales, a los defensores y defensoras de derechos humanos y la comunidad internacional a estar atentos a la difícil situación de amenazas, señalamientos y persecución que a diario vivimos como pueblos indígenas, exigiendo al Estado colombiano garantías para el cese de todas las violencias y el respeto de los derechos humanos.

TODO PARA LA PAZ, NADA PARA LA GUERRA.

CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA.

Marzo 23 de 2020.

Compartir