Repudiamos el asesinato de líder indígena a manos de paramilitares

128

Comunicado a la opinión pública.

Con gran tristeza desde el territorio chocoano, informamos a la opinión pública del vil asesinato del líder, exgobernador y promotor de salud indígena, Ezquivel Manyoma del Pueblo Embera Dóbida del Resguardo – Comunidad Dabeiba Queracito del municipio de Medio Baudó, perpetrado por grupos paramilitares que invaden nuestros territorios y están manchando de sangre y dolor nuestras Comunidades.

Los hechos empezaron desde el 6 de octubre en horas de la noche, cuando el líder fue raptado en su casa, en presencia de sus familiares y de los habitantes de la Comunidad, posteriormente es llevado al cepo, donde en horas de la madrugada de hoy 7 de octubre, es asesinado.

Hacemos un llamado urgente a la Fiscalía y Defensoría e instituciones gubernamentales encargadas, para que se haga el levantamiento del cuerpo, así como las investigaciones pertinentes, porque desde su deceso, hasta esta hora el cuerpo del compañero, sigue en este lugar. Hay miedo, zozobra entre los indígenas de esta Comunidad, por el terror que infunde este grupo armado ilegal.

No solo acaban con la vida de un ser humano, arrancan de nuestro territorio, la sabiduría de un líder, conocimientos ancestrales, que no se volverán a recuperar. Los grupos armados, desequilibran la armonía de nuestras Comunidades, a pesar de ello, seguimos anhelando que la tranquilidad llegue a nuestros territorios.

Somos Pueblos Indígenas en vía de extinción física y cultural, los grupos armados no respetan nuestros territorios, nos siguen asesinando, no vemos que el gobierno nacional cumpla su responsabilidad exigida con mayor fuerza desde el auto 004 de 2009, emitido por la Corte Constitucional, para proteger y salvaguardar nuestros derechos fundamentales, específicamente nuestra vida.

Exigimos el retiro de los grupos armados de nuestros territorios, respeten nuestra autonomía y gobernabilidad de los Pueblos Indígenas. Los Pueblos Indígenas del Chocó, seguimos resistiendo en medio de las balas y de la guerra.

 

Tomado de ONIC

Compartir