Propuestas desde la Experiencia

Tal como se propuso en el Primer Encuentro Nacional de Comunicación Indígena, realizado en el Territorio Ancestral de Guambía del 23 al 25 de septiembre del 2006, los pueblos indígenas continuamos en resistencia, desde la época de la conquista, Colonia y hoy la era republicana el Estado Colombiano siempre ha venido discriminando y marginando a los Pueblos indígenas, imponiendo leyes que van en contra de nuestro Derecho Mayor de nuestra existencia como aborígenes de América. Reconoce derechos cuando tiene interés en explotar nuestros territorios de grandes riquezas endémicas, de expropiar y destruir el equilibrio natural de la madre tierra sostenida durante miles de años.

Para esta proceso los Gobiernos de turno utilizan como estrategia los medios de comunicación (radio, Televisión, Prensa, Internet) los cuales legitiman la discriminación racial, segregación y deslegitiman e ilegalizan nuestra nuestros principios y nuestro proceso de lucha por pervivir, a través de nuestros Planes de Vida.

Proponemos:

1. Desde la ancestralidad los Pueblos Indígenas hemos venido creando y ejerciendo nuestro derecho mayor, nuestro derecho natural, nuestras formas propias de comunicación basados en cosmovisiones, usos y costumbres a través de los cuales hemos pervivido culturalmente en el tiempo y el espacio teniendo como base la identidad, la defensa de la territorialidad, nuestras lenguas, autonomía y soberanía.

2. A través de diferentes encuentros interculturales hemos venido construyendo nuestro propio sentir y enfoque de la comunicación ligado a nuestros planes de vida. Dentro de este enfoque hemos incorporado herramientas tecnológicas a las que no somos ajenos. Si bien, consideramos que los medios masivos de comunicación producen impactos

y cambios en las formas y actitudes de la vida social, económica, cultural y política de los ciudadanos también lo es que nuestro pensamiento propio prevalece aún en contra de los mecanismos y políticas consumistas que pretenden homogenizarnos los cuales amenazan la existencia de la diversidad cultural de los pueblos originarios.

3. Que la expresión del pueblo como constituyente primario plasmó en la Constitución de 1991 el reconocimiento a la diversidad cultural y la multiculturalidad a través de los cuales los pueblos indígenas podremos expresar nuestros propios principios, modos y mecanismos de comunicación. No obstante dicho reconocimiento de estos derechos, el Estado y los Gobiernos de turno no han asumido e interpretado la política de respeto y equidad en el tratamiento a los espacios de comunicación indígenas y contrariamente mediante normas han dado favorabilidad al monopolio de los medios de comunicación.

Con base en las anteriores consideraciones, los colectivos de comunicación de los pueblos indígenas del Cauca resolvemos:

1. Exigir que en cumplimiento de la libertad de expresión como derecho fundamental de los ciudadanos y en ejercicio de la autodeterminación de los pueblos el Estado asuma a través de sus autoridades los compromisos adquiridos en la carta constitucional garantizando la aplicación de los convenios y declaraciones internacionales suscritas por el Gobierno Colombiano, sobre los derechos de los pueblos indígenas (Convenio 169 de la OIT , Declaración Universal de Derechos Humanos y la Cumbre Mundial de la Información – Túnez 2005).

2. Reactivar la Mesa Nacional de Comunicaciones con el Gobierno Nacional como espacio de concertación, diálogo y seguimiento de las propuestas de construcción de la política de comunicación indígena acorde con la jurisdicción especial que nos acoge y desde la ley de origen.

3. Reclamar el respeto a las propuestas de comunicación propias con ejercicios legitimados de los pueblos indígenas exigiendo a su vez un tratamiento equitativo en el otorgamiento de concesiones en el propósito de garantizar el derecho de expresión de los pueblos indígenas.

En este sentido rechazamos los mecanismos de cohesión y los atropellos realizados por el Gobierno Nacional en contra de los procesos comunicativos, tales como los realizados en contra de la radio comunitaria e indígena. Las amenazas, persecuciones y desaparición de comunicadores indígenas y no indígenas quienes defienden los derechos colectivos y ancestrales y la autodeterminación de los pueblos.

El cierre de emisoras que han sido legitimadas por las comunidades, pero que por razones legales el Ministerio de Comunicaciones ha ordenado cerrar.