Mujeres se unen contra empresas mineras en Ecuador

1061

11 de julio (UPI) – Cuando Bish Metals, filial de Mitsubishi, llegó por primera vez al bosque nuboso de Intag, en el norte de Ecuador, en 1990, los residentes de la zona dieron la bienvenida a la multinacional japonesa.

Los promotores de la mina prometieron a los locales un ingreso estable, comidas gratis y transporte y otros beneficios antes de instalarse para explotar los recursos de un bosque donde llueve casi todo el año. El aire es tan húmedo, una nube cae en el dosel por las tardes.

En 1995, Bishi Metals se llevó las ventajas. Fue entonces cuando comenzaron las marchas y campañas antimineras.

Bishi Metals finalmente abandonó su proyecto en Intag. Desde entonces, el área ha sido el blanco de un molde rotatorio de compañías mineras. Pero un grupo de mujeres decididas está luchando para impedir que la biodiversidad de la zona sea devastada en la búsqueda del cobre. Y hoy, su principal objetivo es Codelco, una empresa chilena preparándose para iniciar la construcción en el bosque.

La Coordinación de la Mujer es un grupo paraguas de 13 colectivos locales que se centra en todo, desde el trabajo anti-minería a los derechos reproductivos. Sus miembros hablan de contaminación ecológica, violaciones laborales y modelos económicos explotadores con el fuego de aquellos comprometidos con una lucha de por vida.

“No luchamos como individuos o como comunidad o como territorio, sino como mujeres organizadas, con un objetivo claro”, dice Silvia Betancourt, presidenta del grupo.

Betancourt empezó a organizar campañas antimineras con el grupo DECOIN – la Organización para la Defensa y Conservación Ecológica de Intag – cuando Bishi Metals aún estaba en la zona. Las mujeres de DECOIN recolectaron información sobre las presuntas violaciones ambientales de la compañía, capacitaron a sus vecinos en cómo defender sus derechos como residentes y mujeres y establecieron obstáculos en las estrechas carreteras que los vehículos de Bishi Metals necesitaban para acceder a la zona de exploración.

Los japoneses se marcharon definitivamente cuando su campamento fue incendiado en 1997. Un grupo de residentes de Intag, muchos de ellos organizados por DECOIN, habían ocupado el sitio, lo habían desmantelado, habían dejado un poco de equipo y habían quemado el resto. El Ministerio de Energía y Minas demandó a algunos de los responsables en 1999; El caso fue despedido más tarde.

Pero la victoria de DECOIN fue breve. Siete años más tarde, la Ascendant Copper Corporation de Canadá (ahora llamada Copper Mesa Mining Corporation) se mudó. Pero, incapaz de obtener la aprobación necesaria de los residentes para construir una mina, Ascendant se fue en 2007. Cinco años después, Codelco llegó.

Marcia Ramírez tenía 18 años cuando se unió a DECOIN para hacer campaña contra la minería en Intag. Cuando Codelco llegó al área, Ramírez, de 34 años, viajó a la sede de la compañía en Chile para protestar y llevó a su hija de 6 meses con ella, con la esperanza de que ella también creciera para luchar contra los gigantes de la minería.

“Uno nace con la visión de ayudar a los demás”, dice Ramírez. Ahora lidera un grupo de mujeres contra la minería en Junín, la ciudad de Intag que está más cerca del proyecto minero de Codelco.

Ramírez dice que proteger el medio ambiente es un problema para las mujeres porque “las mujeres pasan más tiempo tomando el cuidado de la naturaleza”. Sus diligencias diarias de limpieza y cocina las hacen más vulnerables a pequeños cambios en el agua. Ya ha detectado arsénico en algunas áreas y espera que todos los nueve ríos de Intag terminen contaminados.

Pero su lucha va más allá del hogar: “Es una lucha para ganar espacio, reclamar nuestros derechos y proclamar que nosotros también somos capaces de liderar”.

Ha habido una fisura en su familia desde que cuatro de sus tíos aceptaron trabajos con Codelco. Ramirez dice que su esposo duplica su carga de trabajo para mantener los cultivos y apoyar a las mujeres que trabajan en las minas. familia.

Ramírez dice que la evolución de una ciudad minera tiende a seguir un patrón familiar. Cuando un proyecto de minería entra en su fase de desarrollo, muchas personas que trabajaron en la fase de exploración son despedidos, dejados para volver a casa a los campos de barbecho y el agua envenenada. Los trabajadores migrantes cualificados que ocupan su lugar son a menudo seguidos por burdeles – dos ya están en las etapas de planificación en Intag – y con ellos, las ETS, dice.

Los residentes temen que el proyecto de Codelco pueda llevar a los desalojos de cientos de familias, aunque la compañía dice que la mina permanecerá lo suficientemente aislada como para que no afecte a la población. El impacto ambiental también podría ser devastador, dicen los residentes.

Carlos Zorrilla, cofundador y director de DECOIN, dice que el Estudio de Impacto Ambiental de Mitsubishi (que no ha sido publicado pero que los residentes han visto) encontró que si el proyecto de la compañía hubiera ido adelante podría haber impactado 4.025 acres (1.630 hectáreas) La exploración más adelante encontró cinco veces la cantidad de cobre inicialmente pensada para existir en la región. El estudio también encontró que 12 especies podrían enfrentar la extinción si un proyecto minero comenzaría en Intag; DECOIN estima que en realidad más de 30 especies podrían morir.

A medida que Codelco concluye su fase de exploración para comenzar la construcción, algunas mujeres quieren probar que pueden ser tan comercialmente interesantes para el gobierno ecuatoriano como un proyecto de minería industrial, preservando el bosque nuboso y encontrando empleo para las mujeres.

Mini colectivos, totalmente dirigido por mujeres, han surgido en los últimos años, la producción de una gran variedad de productos orgánicos locales de la pulpa de mora a los sombreros tejidos a mano para doblar loofahs.

Las mujeres pusieron en marcha los colectivos “para que no seamos esclavizados por otra persona, para que todos puedan decidir y opinar”, dice Germania Itaro, presidenta de Mujeres de El Rosal. Ella ha lanzado un negocio con sus vecinos que venden los cosméticos aloe vera-basados.

Itaro dice que las mujeres de Intag seguirán luchando contra las minas, seguirán desafiando cada violación que encuentren y sigan trabajando para levantar a las mujeres locales, hasta que sus colectivos sobrevivan a las corporaciones.

“Nunca retrocederemos”, dice.

Fuente: http://www.upi.com

Compartir