Hace 15 días el territorio indígena de Pueblo Nuevo en el municipio de Jamundí Valle del Cauca, ha sido ocupada por tropas del ejército nacional adscrito al batallón Pichincha de Cali.

Las autoridades tradicionales de la Organización indígena del Valle del Cauca ORIVAC y la guardia indígena, denuncian el asesinato de un campesino en fuego cruzado, entre el ejército nacional y el ELN, el atropello a una mujer campesina y a una maestra de la comunidad por parte del ejército nacional.

Las autoridades tradicionales, han intentado dialogar con los altos mandos militares del ejército, exigiendo respeto a sus territorios y comunidades, sin embargo las fuerzas militares han manifestado que no saldrán de los territorios colectivos porque se les han encomendado la misión de combatir al ELN, de igual manera manifiestan que retomaran nuevamente ese lugar, ya que años atrás allí existió una base militar.

“Ante nuestras exigencias de respeto a la comunidad y al territorio, el ejército nos amenazan diciendo, que ellos se irán pero vendrá otro grupo más verraco que nos sacaran a como del territorio. Nosotros no nos vamos a salir, vamos a fortalecer la guardia indígena y el control territorial con las autoridades indígenas; les hemos dado plazo de 12 a 24 horas para que salgan de nuestra comunidad”. Manifestó un guardia indígena.”

Ir a descargar

Los territorios indígenas, afros y campesinos de todo el territorio nacional, continúan en disputa, los grupos armados del Estado, la insurgencia y diversas bandas delincuenciales, ocupan los territorios, convirtiéndolos en escenarios de guerra y rutas de tránsito para el narcotráfico.

Al mismo tiempo, con la permicidad del gobierno nacional, avanzan los proyectos extractivos y las políticas de despojo. El Valle del Cauca es uno de los territorios, establecidos como camino para la implementación de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Suramericana IIRSA, o rutas para el libre comercio, lo que para las comunidades significa el saqueo y la muerte de la Madre Tierra.

Hemos conocido sobre la resistencia permanente de las autoridades, comunidades y guardia indígena del cabildo Triunfo Cristal Páez de Florida Valle, en defensa del páramo de las Tinajas. Espacio de vida que se encuentra en riesgo de explotación e implementación del IIRSA, estas acciones de resistencia y defensa del territorio convierte a las comunidades en blanco de amenazas, señalamientos y asesinatos.

Ante las grandes amenazas contra la vida, convocamos a fortalecer desde los territorios, las diversas resistencias en unidad desde los pueblos.

Por: Tejido de comunicación We’jxia Kasenxi Cabildo de Corinto.

Compartir