DL 1333 amenaza las tierras y territorios de las comunidades

708

Servindi, 2 de febrero, 2017.- El Decreto Legislativo 1333 representa una amenaza para las tierras y territorios de aproximadamente 9 500 comunidades campesinas y nativas del Perú debido a que crea un organismo cuya función principal es disponer de predios saneados para entregarlos a proyectos de inversión priorizados.

Así lo advierte el Colectivo Territorios Seguros para las Comunidades del Perú y la Plataforma Gobernanza Responsable de la Tierra quienes afirman que con esta medida el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski continúa una política legislativa que atenta contra los derechos comunales bajo el pretexto de “reactivar la economía”.

Ambas articulaciones piden al Estado peruano, a través del Congreso y la Comisión de Constitución, reconocer la inconstitucionalidad del DL 1333 y que el Poder Ejecutivo cumpla con la obligación de titular y brindar seguridad jurídica sobre las tierras y territorios indígenas.

El citado decreto formate parte del paquete de 112 decretos legislativos expedido por el Poder Ejecutivo en uso de las facultades otorgadas por el Congreso de la República.

La norma crea el Proyecto Especial para el Acceso a Predios para Proyectos de Inversión Priorizados (APIP), organismo dependiente de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (PROINVERSIÓN) que a su vez está adscrita al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

La función principal de la APIP es disponer de predios saneados para entregarlos a proyectos de inversión priorizados.

Señalan que el DL 1333 complementa y va más allá del Título III de la cuestionada Ley 30230, expedida por el gobierno de Ollanta Humala, y le otorga a la APIP “funciones que exceden las facultades entregadas por la Ley 30506 que otorga facultades excepcionales el Ejecutivo para poder legislar.

Funciones del  APIP

El APIP tiene entre sus funciones sanear física (demarcar y georreferenciar) y legalmente (entregar derechos) tierras comprendidas en el ámbito geográfico de proyectos de inversión priorizados, sin importar si son tierras formales o informales, públicas o privadas.

El APIP podrá identificar tierras, reconocer derechos, rectificar planos, linderos, medidas perimétricas, rectificar títulos de propiedad e incluso definir la necesidad de reubicación de pobladores y convocar a asambleas comunales, entre otras.

El DL 1333 desconoce el ordenamiento jurídico y los avances en institucionalidad gubernamental en materia de saneamiento físico legal, crea un conflicto de competencias con el MINAGRI y los gobiernos regionales como ente rector y ejecutor en materia de titulación de tierras comunales.

Además, obstaculiza los recientes proyectos de reconocimiento y titulación comunal en curso como el Proyecto “Catastro, titulación y registro de tierras rurales en el Perú, Tercera Etapa” (PTRT-3) financiado por el Banco Interamerica de Desarrollo (BID).

Saneamiento express

El Colectivo Territorios Seguros para las Comunidades del Perú y la Plataforma Gobernanza Responsable de la Tierra consideran que la norma “pone en riesgo los derechos de las comunidades y desconoce la deuda histórica que mantiene el Estado con los pueblos indígenas en la titulación de sus tierras.

De otro lado recuerdan que la Ley 30230, a la que se articula el DL 1333, está siendo revisada por el Tribunal Constitucional en el marco de un proceso de inconstitucionalidad por contravenir el estado de derecho y el orden jurídico constitucional así como las normas internacionales que cautelan los derecho de los pueblos originarios o indígenas.

Conozca a continuación el comunicado completo:

Decreto Legislativo 1333 es una amenaza para los derechos a la tierra y territorio de las comunidades

El Colectivo Territorios Seguros para las Comunidades del Perú y la Plataforma Gobernanza Responsable de la Tierra advierten que la creación de la APIP afectarían los derechos territoriales de las comunidades.

El 7 de enero de 2017 se cumplió el plazo de facultades legislativas otorgadas por el Congreso de la República que establecía 90 días para legislar al Poder Ejecutivo. Como resultado de dicho proceso se aprobaron 112 decretos legislativos. Uno de ellos, el D.L. 1333 – Para la simplificación del acceso a predios para proyectos de inversión priorizados, con el objeto de facilitar obras de infraestructura y crea el Proyecto Especial para el Acceso a Predios para Proyectos de Inversión Priorizados (APIP) dependiente de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada – PROINVERSIÓN del Ministerio de Economía y Finanzas, cuyo función principal es disponer de predios saneados para entregarlos a proyectos de inversión priorizados.

Recordemos que en el Gobierno de Ollanta Humala, bajo la justificación de reactivar la economía, se aprobaron cinco “paquetazos” normativos que debilitaron la protección de derechos territoriales y ambientales de las comunidades. El Decreto Legislativo 1333 complementa y va más allá del Titulo III de la Ley 30230, otorgándole al APIP funciones que exceden las facultades entregadas por la Ley 30506 y que a la vez vulneran derechos fundamentales de los pueblos indígenas.

Dichas funciones de la APIP le permiten sanear física (demarcar y georreferenciar) y legalmente (entregar derechos) tierras comprendidas en el ámbito geográfico de proyectos de inversión priorizados, sin importar si son tierras formales o informales, públicas o privadas. El APIP podrá realizar una serie de acciones como identificar tierras, reconocer derechos, rectificar planos, linderos, medidas perimétricas, rectificar títulos de propiedad e incluso definir la necesidad de reubicación de pobladores y convocar a asambleas comunales, además de otras. El Decreto desconoce el ordenamiento jurídico y los avances en institucionalidad gubernamental en materia de saneamiento físico legal, creando un conflicto de competencias con el MINAGRI y Gobiernos Regionales como ente rector y ejecutor en materia de titulación de tierras comunales, obstaculizando los recientes proyectos de reconocimiento y titulación comunal que se implementaran entre ellos el PTRT-3. Por esto, consideramos que esta norma de “saneamiento express” pone en riesgo los derechos de las comunidades y desconoce la deuda histórica que mantiene el Estado con los pueblos indígenas en la titulación de sus tierras.

Cabe recalcar que la norma se articula con la Ley 30230 que actualmente viene siendo revisada por el Tribunal Constitucional en el marco de un proceso de inconstitucionalidad. Siguiendo la línea de los “paquetazos”, el D.L. 1333 contraviene el artículo 88 y 89 de la Constitución, vulnera la Ley 24656 – Ley General de Comunidades Campesinas, Ley 24 657 – Ley de Deslinde y Titulación del Territorio de Comunidades Campesinas, la Ley 22175 – Ley de Comunidades Nativas y Desarrollo Agrario, la Ley 29785 – Ley de Consulta Previa, el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de las Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas de 2007 y la línea jurisprudencial de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en materia de territorio.

El Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski demuestra con esto la continuidad de una política legislativa que atenta contra los derechos de las aproximadamente 9 500 comunidades campesinas y nativas, que existen en el país bajo la justificación de “reactivar la economía”.

Exhortamos que el Estado peruano, a través del Congreso y la Comisión de Constitución, reconozca la inconstitucionalidad de este Decreto Legislativo y que el Poder Ejecutivo cumpla con la obligación de titular y brindar seguridad jurídica sobre la tierra y territorio indígena.apip. dl 1333 colectivo territorios seguros

Tags relacionados
apip. dl 1333 colectivo territorios seguros

Compartir